Pérdida de la condición de socio tras ejercer el derecho de separación (STS 4/2021)

07/06/2021

El derecho de separación, regulado en los artículos 346 y siguientes del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital (“LSC”), permite al socio de una sociedad de capital desvincularse de la misma, recuperando el valor razonable de su inversión, siempre y cuando se produzcan determinadas causas previstas en la LSC o en los estatutos sociales de la sociedad.


Las sentencias de la Sala Primera del Tribunal Supremo 4/2021, de 15 de enero, 46/2021, de 2 de febrero, y 64/2021, de 9 de febrero, tratan por primera vez, de forma directa, sobre el momento en el que debe entenderse que el socio de una sociedad de capital pierde esa condición como consecuencia del ejercicio del derecho de separación.


Esta cuestión ha sido objeto de muchos debates, y se ha considerado que existen tres momentos en los que podría producirse dicha circunstancia:


(i) Cuando el socio comunica a la sociedad su voluntad de separarse (teoría de la declaración);

(ii) Cuando la sociedad recibe dicha comunicación (teoría de la recepción); y

(iii) Cuando se abona o consigna el reembolso de la cuota del socio (teoría del reembolso).


Tras indicar que no hay jurisprudencia expresa que resuelva la cuestión planteada, en las sentencias mencionadas, el Tribunal Supremo considera que en las sociedades de capital, cuando se ejercita el derecho de separación se activa un proceso que se compone de varias actuaciones: (i) información al socio sobre el valor de sus participaciones o acciones; (ii) acuerdo o, en su defecto, informe de un experto que las valore; (iii) pago o reembolso (o en su caso, consignación) del valor establecido; y, finalmente, (iv) otorgamiento de la escritura de reducción del capital social o de adquisición de las participaciones o acciones. En este sentido, la comunicación del socio simplemente activa un proceso cuya culminación exige la extinción del vínculo entre el socio y la sociedad.


En conclusión, el Tribunal Supremo se ha decantado por la teoría del reembolso concluyendo que “para que se produzcan los efectos propios del derecho de separación, es decir, la extinción del vínculo entre el socio y la sociedad, no basta con ese primer eslabón, sino que debe haberse liquidado la relación societaria y ello únicamente tiene lugar cuando se paga al socio el valor de su participación” Es por ello que, mientras no se pague al socio el valor de su participación “sigue siendo y mantiene la titularidad de los derechos y obligaciones inherentes a tal condición”.


Les recordamos que nuestro departamento mercantil queda a su disposición para cualquier consulta en relación con el ejercicio del derecho de separación, así como, de estimarlo oportuno, darles apoyo en el asunto de referencia.




< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX