La retribución de la “pausa del bocadillo”.

Escrito por | Laboral

02/02/2016

La pausa o tiempo del bocadillo es un periodo de descanso de quince minutos,-aunque algunos convenios colectivos lo mejoran y amplían su duración-, considerado como tiempo de trabajo efectivo y computado dentro de la jornada laboral de los trabajadores. Como norma general y, dada su consideración expresa como tiempo de trabajo efectivo, esta pausa queda retribuida, tanto si los trabajadores la disfrutan como si no, por encontrarse dentro de la remuneración propia de cada trabajador por el desempeño de su trabajo.



El Tribunal Supremo dictó una sentencia el pasado mes de noviembre de 2015 en relación a esta cuestión que ha sido muy comentada en distintos medios de comunicación por la conclusión a la que llega el alto Tribunal. Este concluye que el periodo de descanso de quince minutos o pausa del bocadillo debe ser retribuido como una compensación adicional, pero no como si se tratara de una hora extraordinaria, tal y como reclamaban los trabajadores.



El motivo de ello es que la hora extraordinaria, de acuerdo con el Estatuto de los Trabajadores, se define como aquellas horas de trabajo que se realicen excediendo la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo. No obstante, el periodo considerado como pausa del bocadillo entra dentro del tiempo máximo de trabajo acordado por convenio colectivo, y por este motivo, el hecho de que un trabajador no disfrute del descanso del bocadillo no significa que con ello supere la jornada anual pactada, pues esos periodos de descanso ya están incluidos en ella.



En el supuesto concreto sobre el que acaba resolviendo el Tribunal Supremo, los trabajadores reclamaban que no pudiendo disfrutar del periodo de descanso previsto y mejorado por su convenio colectivo dentro de su jornada laboral, se les debía abonar como si se tratara de  horas extraordinarias, pues consideraban que no disfrutar de la pausa del bocadillo conlleva la realización de una jornada superior a la ordinaria.



Además, en este caso particular, la normativa convencional de la compañía prevé expresamente que en los supuestos en los que por las características de la actividad no fuera posible disfrutar de dicho descanso, se compensaría a los trabajadores con el equivalente a veinte minutos por cada día trabajado sin haber disfrutado del descanso, teniendo en cuenta los salarios previstos en las tablas salariales del convenio en cuestión.



De este modo y, dada la previsión convencional que atañe a la compañía, el tribunal considera que el tiempo del descanso del bocadillo no disfrutado comporta un exceso sobre la jornada habitual ordinariamente exigible, que será retribuible no sólo con la remuneración propia por ser considerado tiempo efectivo de trabajo, sino también con la cantidad adicional prevista para tal supuesto específico en el convenio colectivo aplicable. No obstante, reiteramos que ese exceso acaecido al no disfrutar de la pausa del bocadillo, no puede ser considerado como hora extraordinaria en sentido estricto, en tanto que ya se halla incluido, y retribuido, en la jornada anual colectivamente pactada.



 

Escrito por:




< Volver a Noticias