Real Decreto 21/2020, de 9 de junio, publicado ayer, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19

Escrito por Claudia Colla Suquet | Laboral

23/06/2020

En este momento, en el que todo el territorio nacional ha alcanzado la “nueva normalidad”, se publicó en fecha 10 de junio de 2020, el Real Decreto-ley 21/2020, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.


Poco a poco, vamos avanzando en la ya popularmente denominada “nueva normalidad”. Es por ello, que el indicado Real Decreto, pretende establecer las medidas necesarias para evitar posibles rebrotes, estableciendo un deber general de cautela y protección que afiance comportamientos de prevención en el conjunto de la población.


En concreto, el artículo 7 del Real Decreto instaura las medidas obligatorias para garantizar la protección de salud de las empresas en sus centros de trabajo. Destacamos las siguientes:


  • Adoptar medidas de ventilación, limpieza y desinfección adecuadas a las características e intensidad de uso de los centros de trabajo, con arreglo a los protocolos que se establezcan en cada caso.


  • Poner a disposición de los trabajadores agua y jabón, o geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida, autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad para la limpieza de manos.

  • Adaptar las condiciones de trabajo, incluida la ordenación de los puestos de trabajo y la organización de los turnos, así como el uso de los lugares comunes de forma que se garantice el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal mínima de 1,5 metros entre los trabajadores. Cuando ello no sea posible, deberá proporcionarse a los trabajadores equipos de protección adecuados al nivel de riesgo.

  • Adoptar medidas para evitar la coincidencia masiva de personas, tanto trabajadores como clientes o usuarios, en los centros de trabajo durante las franjas horarias de previsible mayor afluencia.

  • Adoptar medidas para la reincorporación progresiva de forma presencial a los puestos de trabajo y la potenciación del uso del teletrabajo cuando por la naturaleza de la actividad sea posible.

En este sentido, también prevé los casos de las personas que presenten síntomas compatibles con COVID-19 o estén en aislamiento domiciliario a un diagnóstico por COVID-19 o que se encuentre en período de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con COVID-19, y dispone que no deberán acudir a su centro de trabajo.


Asimismo, si un trabajador empezara a tener síntomas compatibles con la enfermedad, se contactará de inmediato con el teléfono habilitado para ello por la comunidad autónoma o centro de salud correspondiente y, con los correspondientes servicios de prevención de riesgos laborales. De manera inmediata, el trabajador se colocará una mascarilla y seguirá las recomendaciones que se le indiquen, hasta que su situación médica sea valorada por un profesional sanitario.


En conclusión, el presente Real Decreto, concreta y extiende las medidas que deben adoptar las empresas en sus centros de trabajo para contener la propagación de la enfermedad y, preservar y garantizar la seguridad y salud de los trabajadores.



Claudia Colla Suquet

Escrito por:
Claudia Colla Suquet




< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX