NextGenerationEU. Fondos públicos para la recuperación y transformación tras la pandemia.

Escrito por José Manuel Luna Barasoaín | Legal

17/03/2021

Estamos en fase de vencer a este virus que ha condicionado nuestras vidas, ha golpeado cruelmente la economía y aún más a la sociedad, y qué también nos lleva a replantear muchas de las cosas que hasta ahora hace un año dábamos por seguras.


En la línea de recuperar la economía y el impacto social, la UE hace meses ya empezó a trabajar en ambiciosas medidas de naturaleza presupuestaria y de estímulo. Así, el Plan de Recuperación de Europa (PRE) “será el mayor paquete de estímulo jamás financiado a través del presupuesto de la UE. Un total de 1,8 billones de euros ayudará a reconstruir la Europa posterior a la COVID-19, que será más ecológica, digital y resiliente”. Desde un punto de vista presupuestario el PRE prevé medidas a largo plazo y también establece un Marco Financiero Plurianual 2021-2027. Sin embargo, en el marco del PRE destacamos el instrumento NextGenerationEU como herramienta temporal de recuperación dotado con 750.000 millones de euros que contribuirá a reparar los daños económicos y sociales inmediatos causados por la pandemia de coronavirus.


Estos fondos se vehicularán esencialmente mediante préstamos y subvenciones disponibles para apoyar las reformas e inversiones emprendidas por los países de la UE, y se proyectarán en tres líneas:


  1. Herramientas de apoyo de los estados para recuperarse, reparar a los daños y salir reforzados de la crisis.
  2. Medidas para impulsar la inversión privada y dar soporte a las empresas con dificultades para relanzar la economía, y finalmente.
  3. Refuerzo de los programas clave de la UE.


Normativamente, el Parlamento Europeo y el Consejo han recogido estas previsiones en el Reglamento (UE) 2021/241 de 12 de febrero de 2021 por el que se establece el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, y el Reglamento (UE) 2021/240 de 10 de febrero de 2021 por el que se establece un instrumento de apoyo técnico


Todo ello bajo una visión transformadora de la Europa del futuro, la cual según nos marcan las instituciones europeas, será más ecológica, más digital, más resiliente y mejor adaptada a los retos actuales y futuros. Es por ello, que todas las actuaciones, planes, programas o proyectos que potencialmente quieran ser los beneficiarios del PRE, deberán tener en su ADN esos elementos de la Europa del futuro. El Gobierno central, a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía, y los Gobiernos autonómicos, como por ejemplo el Govern de la Generalitat de Catalunya mediante el Plan de recuperación para Europa, han puesto en marcha los acuerdos e iniciativas normativas para tener la maquinaria a punto para cuando los fondos europeos aterricen en las cuentas públicas.


Ante este reto, el sector público y el sector privado han de trabajar de forma conjunta para asegurar el éxito de las inversiones, tanto desde un punto de vista cuantitativo como cualitativo. Mediante las diferentes formas de colaboración entre administraciones públicas, así como las propias entre el sector público y el sector privado, hay que ser capaces de agotar los fondos recibidos de forma óptima y completa, con proyectos que impulsen la economía productiva y sean tractores de la transformación tecnológica, ecológica y de igualdad social que nos exigen las autoridades de la nuestra Unión Europea. Todo ello, además se va a tener que realizar en un calendario especialmente exigente por parte de las instituciones europeas.


Para todo ello resultará determinante la agilidad en la gestión de la contratación del Sector Público, ya sea en los procesos de licitación, como en la propia ejecución de los contratos, y su control posterior. En esta línea se han aprobado unas primeras reformas para garantizar una más eficiente y eficaz a gestión de la contratación del Sector Público, concretamente mediante: el Real Decreto-ley 36/2020, de 30 de diciembre, por el que se aprueban medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y en el caso de Catalunya también mediante el Decreto ley 5/2021, de 2 de febrero, por el que se aprueban medidas urgentes para la implementación y gestión de los fondos procedentes del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y del fondo REACT-EU para la Administración de la Generalidad de Cataluña y su sector público.


Precisamente, esta oportunidad para recuperarnos de los efectos económicos y sociales de la pandemia interpela a la colaboración entre lo público y lo privado. Para ello, nuestro ordenamiento jurídico, ya sea en el ámbito de la contratación del Sector Público o bien en el de su Régimen Jurídico, prevén mecanismos como las sociedades de economía mixta, los consorcios, o los convenios, todos ellos, junto a otras fórmulas contractuales como pueden ser las concesiones, que vienen a ser llamados como las herramientas donde materializar esa necesaria colaboración entre el Sector Público y el Sector Privado.


Para acompañar al Sector Público y también al Sector Privado en el impulso y en el seguimiento del reto planteado, resultará especialmente importante el asesoramiento jurídico especializado y el conocimiento exhaustivo del funcionamiento de las Administraciones Públicas, aspectos que el área de Sector Público de DS y su equipo de profesionales ponen a su disposición.






< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX