Las 10 principales características de la economía digital que tienen una importancia en la determinación de los aspectos fiscales.

Escrito por Ángel María Ceniceros | Fiscal

19/11/2019

A continuación, analizaremos, algunas de las principales características de la economía digital que tienen una importancia en la determinación de los aspectos fiscales de las nuevas tendencias económicas.


  • Uso intensivo de dispositivos informáticos personales: debido a la generalización del uso de distintos soportes informáticos, teniendo en cuenta cada vez su mayor diversidad, su estandarización y una disminución del precio comporta que el usuario de los mismos cada vez más puede realizar transacciones que antes eran impensables (compra de bienes tangibles, descarga de programas, de música, visualización vía streaming de películas…) de manera más sencilla e inmediata.


  • Dependencia de los datos y conectividad: precisamente, como consecuencia de la anterior característica, cada vez los consumidores están más conectados a la red a los efectos de realizar cualquier tipo de transacción económica y por lo tanto el acceso a la red es imprescindible para el desarrollo de nuevos modelos de negocio.No hay que perder de vista que el rastro digital en la red es utilizado por los operadores para poder personalizar los contenidos ofrecidos ajustándose al máximo a sus características.


    • Importancia de las redes de telecomunicaciones que son el centro de la economía digital.


      • Importancia del uso de software, que cada vez tienen un mayor desarrollo y una mayor variedad de alternativas para usos accesorios como la publicidad, geolocalización, etc.


      • Aparición de nuevos modelos de negocio también denominados como economía de plataforma que propician la aparición de particulares como operadores económicos, que interactúan a través de plataformas ubicadas en la red, quienes a su vez obtienen beneficios a través de la publicidad o en ocasiones de los datos recabados en las transacciones principales, pudiendo cobrar comisiones de intermediación, comisiones por el uso de determinadas pasarelas de pago, etc.


          • Tendencia hacia modelos de monopolio u oligopolio: cada vez los operadores que intervienen son mayores y tienen mayor poder, sin que pueda existir una posición real de competencia (por ejemplo Facebook, Amazon…)


          • Alteración en la cadena de valor de empresas multinacionales con presencia física en distintas jurisdicciones, ante los nuevos modelos de negocio: se producen cambios en los centros económicos desde donde se prestan los servicios con mayor valor añadido.


            • Extensión del uso del comercio electrónico, tanto en su modalidad tradicional de empresarios que realizan ventas físicas de bienes a través de sus páginas web, como el concepto más innovador de ventas de servicios electrónicos realizados online. Cada vez es más habitual el almacenamiento de datos en la nube, las descargas de programas o de actualizados de los mismos etc.


            • Nuevas modalidades de pago de las transacciones, tanto en cuanto a la posibilidad de hacer los pagos en línea con sistemas tradicionales como tarjetas, como sistemas mucho más disruptivos como el uso de criptoactivos para el pago de las transacciones o la intermediación de PayPal.


            • Globalización y movilidad: dentro de la economía digital es donde mayor trascendencia adquiere la palabra globalización, ya que el mercado es (potencialmente) el mundo entero pudiendo estar los distintos operadores, clientes, usuarios y proveedores ubicados en distintos estados.






                < Volver a Noticias

                Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX