La nueva directiva europea permitirá crear sociedades en sólo 5 días y por internet.

Escrito por Laura Villanova | Mercantil

19/12/2019

La Directiva (UE) 2019/1151, de 20 de junio de 2019 por la que se modifica la Directiva (UE) 2017/1132 en lo que respecta a la utilización de herramientas y procesos digitales en el ámbito del Derecho de sociedades (la “Directiva 2019/1151” o la “Directiva”), supondrá un gran avance en el ámbito del Derecho de Sociedades en España.


Una de las finalidades principales de la Directiva 2019/1151 es facilitar la constitución de sociedades y el registro de sucursales en línea, así como reducir los costes, el tiempo y las cargas administrativas asociadas a tal proceso.


No es baladí subrayar que existen diferencias entre los diferentes Estados miembros de la Unión Europea en lo que respecta a la disponibilidad de herramientas en línea que permitan a los empresarios y sociedades comunicarse con las autoridades sobre cuestiones de derecho societario. Sin ir más lejos, en España, no se permite la constitución de una Sociedad exclusivamente en línea.


Por lo que, la transposición de la Directiva 2019/1151 supondrá un gran avance en materia de derecho de sociedades ya que permitirá, entre otros, la constitución íntegramente en línea de las sociedades.


Cabe destacar como novedades de la Directiva 2019/1151 las siguientes:


  • La obligatoriedad de los Estados Miembros de asegurar que la constitución de las sociedades pueda llevarse a cabo íntegramente en línea sin la necesidad de que los solicitantes comparezcan personalmente ante cualquier autoridad, incluido el otorgamiento de la escritura de constitución de una sociedad.

No obstante lo anterior, la Directiva 2019/1151 permite que los Estados miembros puedan decidir no ofrecer procedimientos de constitución en línea para los tipos de sociedades que no sean los enumerados en el anexo II BIS (en España, únicamente las sociedades de responsabilidad limitadas quedan englobadas en dicho anexo).


  • La posibilidad de presentación de documentos e información de las sociedades y sucursales en línea, debiendo ser estos documentos autenticados por medio de los servicios de confianza a que se refiere el Reglamento (UE) nº 910/2014 relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior.


  • El pago del capital social en línea, en una cuenta bancaria abierta en la Unión Europea (en el marco de la constitución de una sociedad en línea).


  • La imposición a los Estados Miembros de facilitar información de fácil consulta y proporcionada gratuitamente para ayudar en la constitución de sociedades, así como la obligación de facilitar modelos en línea para la constitución de sociedades.


  • El acortamiento del proceso de constitución de sociedades en línea. La Directiva propone que el proceso de constitución se complete en el plazo de cinco (5) días laborables cuando la sociedad se constituya exclusivamente por personas físicas (e utilicen los modelos previstos en la Directiva 2019/1151) y en diez (10) días laborables, en los demás casos.


Respecto a la intervención de notarios y abogados se refiere, la Directiva plantea que serán los Estados Miembros los facultados para (i) requerir la participación de notarios o abogados en cualquier fase de los procedimientos en línea, en aras a combatir el fraude y el pirateo empresarial; (ii) llevar a cabo los controles de la identidad y la capacidad jurídica de las personas que deseen constituir una sociedad; así como, (iii) garantizar la seguridad jurídica del proceso de constitución y efectuar un control de legalidad, entre otros.


En suma, la nueva Directiva 2019/1151 permitirá la creación de empresas íntegramente online, con plenas garantías jurídicas, siguiendo con el proceso de digitalización del derecho de sociedades que ha venido experimentando la Unión.


Por consiguiente, los Estados miembros de la Unión Europea, deberán poner en vigor las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a la normativa, a no más tardar el 1 de agosto de 2021; sin perjuicio de que algunas disposiciones en concreto sean transpuestas antes del 1 de agosto de 2023 y, que, los Estados miembros que experimenten especiales dificultades para la transposición de la Directiva puedan acogerse a una prórroga de 1 año.



Laura Villanova

Escrito por:
Laura Villanova




< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX