Incertidumbre sobre la obligatoriedad del registro de la jornada laboral

Escrito por | Laboral

29/01/2019

Desde un tiempo a esta parte se ha hecho eco en todos los medios y ha sido ampliamente comentado, el debate sobre la obligatoriedad o no de registrar la jornada laboral de los trabajadores. No existe por el momento un reconocimiento normativo expreso sobre la obligatoriedad de un registro diario de la jornada laboral. Recordemos que por ahora, el Estatuto de los Trabajadores únicamente recoge la obligación de registrar la jornada de trabajo diaria de aquellos trabajadores con un contrato a tiempo parcial (artículo 12.4 ET), y exige el registro diario, con carácter general, “a efectos del cómputo de las horas extraordinarias” (artículo 35.5 ET).


A pesar de que el Tribunal Supremo ha negado una obligatoriedad genérica de registrar la jornada, está pendiente de resolverse por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea las cuestiones prejudiciales planteadas por la Audiencia Nacional sobre este aspecto. En concreto, la Audiencia Nacional fundamenta las cuestiones planteadas en base a que el trabajador carece de un medio probatorio y objetivo para acreditar la realización de horas por encima de su jornada ordinaria; que asimismo, los representantes de los trabajadores carecen de un medio útil que les permita comprobar el tiempo efectivo de trabajo realizado, y que además, no existe un instrumento para que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social compruebe si los trabajadores superan o no la jornada ordinaria, incluso en aquellos casos en los que existen denuncias interpuestas por los trabajadores sobre ello. Lo que se persigue con ello es analizar si la normativa española cumple de forma suficiente con las directivas europeas.


Por su parte, el Gobierno ha movido ficha para obligar a las empresas a registrar de forma diaria la jornada de todos sus trabajadores, proponiendo una modificación del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores que regula la jornada de trabajo. La propuesta del Gobierno no solo pretende establecer una obligación empresarial de registrar de forma diaria la jornada laboral de cada trabajador, sino que propone tipificar como infracción grave el incumplimiento de este deber empresarial.


La obligatoriedad propuesta se incluiría en el mismo Estatuto de los Trabajadores, de modo que afectará a todas las empresas y a todos los trabajadores, independientemente del tamaño de aquéllas o de la modalidad y tipo de contrato de afecte a sus empleados.


Si bien el objetivo primordial de la propuesta de obligación de registro de jornada pretende afrontar el problema social del abuso en las horas extraordinarias que no se computan ni se pagan a los trabajadores, esta medida puede resultar un arma de doble filo. Tradicionalmente, el registro diario de la jornada se trataba de una herramienta de control del tiempo de trabajo utilizada en beneficio del empresario. No obstante, dicho control se fue relajando y flexibilizando en favor de los trabajadores, ante la generalización del horario flexible, jornadas irregulares, conciliación de la vida familiar y personal y el teletrabajo, muy presentes en determinados sectores.


De este modo, el registro diario de la jornada puede resultar en un control rígido del tiempo de trabajo y la hora de entrada y salida de los trabajadores, en perjuicio de la flexibilidad del tiempo de trabajo que muchos han venido disfrutando.


Así las cosas, queda por verse por una parte, cual es la respuesta del Tribunal Judicial de la Unión Europea sobre las cuestiones planteadas, y por otra parte, cómo evoluciona la propuesta del Gobierno, y en su caso, cómo se articulará en la práctica.



Escrito por:

< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX