¿Cómo puede mi empresa obtener beneficios y a la vez tener problemas financieros?

Escrito por Fausto Di Pasquale | General

23/01/2020

Durante el mes de enero las empresas empiezan a realizar el pre-cierre contable del año anterior, no solo para cumplir con las obligaciones tributarias liquidando sus impuestos, si no para saber cuanto antes el resultado contable de sus compañías.


Quiero destacar la importancia de poder tener el cierre contable del ejercicio anterior a la mayor brevedad posible, siendo este último herramienta clave para entender la marcha del negocio, para su análisis y toma de decisiones empresariales.


Pero bien, gerentes, socios o accionistas no entienden en muchos casos porque sus empresas, pese a presentar beneficios contables, tienen problemas financieros y de liquidez. De allí que piden explicaciones inmediatas a sus contables o directores financieros, y más aún cuando pensaban repartirse dividendos y no hay cash para ello.


Beneficio no es sinónimo de mayor liquidez, es decir de capacidad de pago a corto plazo de los compromisos adquiridos con empleados, proveedores, acreedores, impuestos, entidades financieras y accionistas.


Inclusive hay organizaciones que pese a presentar beneficios en sus Cuentas de Pérdidas y Ganancias, finalmente presentan Concurso de Acreedores al no disponer de liquidez suficiente para sus obligaciones de pago a corto plazo.


A continuación, relaciono algunos motivos que abocan a las empresas a tener problemas de caja, aunque den resultados contables de beneficios, y expongo mis sugerencias:


Retraso en los cobros de clientes: conceder amplios periodos medios de pago a los clientes por un tema comercial, puede ser perjudicial para la liquidez, y sobre todo si se paga a los proveedores antes de cobrar. En dicho caso las empresas necesitan financiación por su propio ciclo de explotación.


Sugerencia: facturar a tiempo, intentar cobrar lo antes posible y negociar más días de pago a proveedores y acreedores, para obtener financiación espontanea. Vigilar los vencimientos de las facturas emitidas y reclamar los impagos para que no se vayan retrasando los cobros.



Compra de excesivo stock: a veces las compañías compran demasiadas existencias para obtener mejores descuentos comerciales, por excesivas previsiones de ventas y miedo a no poder suministrar pedidos y perder a un cliente, o simplemente por tener espacios de almacenamiento. Cuidado que si el periodo de almacenamiento es elevado y si tenemos que pagar a nuestros proveedores de stock antes de que se materialice la venta y que se llegue a cobrar, la liquidez se verá resentida.


Sugerencia: analice su periodo medio de rotación, los productos de alta rotación y su obsolescencia, así como el stock medio antes de comprar existencias excesivas.



Compra de inmovilizado: las inversiones realizadas, adquiriendo inmovilizado, pueden conllevar una salida importante de tesorería, cuyo gasto no se imputará íntegramente en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias del ejercicio en curso, al reflejarse dicho gasto en varios ejercicios a través de las amortizaciones correspondientes.


Sugerencia: las inversiones deben estar acompañadas de estudios previos para ver su factibilidad, la rentabilidad y el retorno de las mismas en el menor tiempo posible.



Devolución de préstamos: las cuotas de devolución del capital de los préstamos contraídos, pueden conllevar unas importantes salidas de tesorería que impactan de manera significativa en la liquidez de una compañía, sin embargo solo la parte de los gastos financieros se reflejarán en la Cuenta de Resultados.


Sugerencia: endéudese pensando siempre en la capacidad de retorno de la financiación obtenida, según el cash-flow que genera su compañía.



Pago impuestos: las empresas están obligadas a efectuar retenciones y a liquidar la diferencia entre el IVA repercutido y el IVA soportado, por lo que, a pesar de tener beneficios, pueden no tener liquidez suficiente para hacer frente al pago de sus liquidaciones tributarias, sobre todo si han utilizado el IVA cobrado a sus clientes como fuente de financiación.


Sugerencia: las retenciones practicadas o el IVA cobrado a los clientes no es dinero de la compañía, hay que devolverlo luego a Agencia Tributaria y a la Tesorería General de la Seguridad Social. Asegúrense de no utilizarlo como si fuera capital de su empresa.


Distribución de dividendos: los dividendos, como retribución de los accionistas, también suponen una salida de caja no reflejada en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.



Sugerencia: los accionistas antes de acordar a final de los ejercicios el reparto de dividendos solo en función de los beneficios, deberían conocer bien la situación financiera de sus compañías.


En definitiva, el Resultado Contable es solo un aspecto a tener en cuenta en una empresa. El análisis de una Compañía debe ser exhaustivo, no basta con analizar la Cuenta de Resultados, y al ver beneficios quedarse tranquilo. Fíjense en el Balance de Situación, en las inversiones realizadas y a ejecutar, en el endeudamiento y las cuotas a pagar, en el plan de tesorería, en el cash-flow y analice los ratios significativos de su compañía. Y, sobre todo, las empresas no deben de priorizar una política agresiva de ventas a toda costa con condiciones comerciales laxas, minimizando la importancia de los recursos que emplean para conseguirla. Así haciendo se sacrifica la liquidez en detrimento de la obtención de beneficios. ¿Es mejor obtener a final de año unos notables beneficios en la Cuenta de Explotación, pero no tener liquidez o tener una buena salud financiera con unos beneficios más reducidos? Yo voto por el segundo escenario. ¿Y tú?



Fausto Di Pasquale

Escrito por:
Fausto Di Pasquale




< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX