Cambios sustanciales en el régimen aplicable a la retribución de los consejeros ejecutivos.

Escrito por Adriana Lafuente | Mercantil

06/03/2018

El Tribunal Supremo, mediante Sentencia de 26 de febrero de 2018, ha modificado la interpretación ofrecida por la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) en relación con el régimen retributivo de los consejeros ejecutivos.


La sentencia de referencia supone un cambio sustancial a la dualidad de sistemas retributivos que se venía aplicando hasta la fecha. Al amparo de dicha dualidad, la retribución de los administradores se estructuraba en atención a (i) la remuneración percibida por los administradores “en su condición de tales” – sujeta a los estatutos sociales y al acuerdo de la Junta General– y (ii) la retribución percibida por los administradores con funciones ejecutivas –cuya retribución se basaba en el contrato celebrado con la sociedad, aprobado por el consejo–.



El Tribunal estima que no cabe diferenciar la retribución percibida por los administradores por funciones deliberativas (por su mera condición de administrador) y por funciones ejecutivas o delegadas. Se considera, por tanto, que el sistema retributivo debe ser único y que la cuantía a percibir por las funciones ejecutivas debe estar incluida dentro del importe máximo de remuneración anual aprobado por la Junta. En realidad, esta es la única forma de garantizar la transparencia pretendida por la Ley 31/2014, de 3 de diciembre, por la que se modifica la Ley de Sociedades de Capital para la mejora del gobierno corporativo; por lo que la interpretación del Tribunal Supremo no hace más que defender la pretensión teleológica de dicha norma.



La Sentencia incluye un exhaustivo análisis de los artículos 217 a 219 y 249 de la Ley de Sociedades de Capital, despejando las dudas interpretativas que dichos artículos arrojaron en un primer momento –hasta el pronunciamiento de la DGRN, que amparaba la dualidad de sistemas retributivos, y que ahora queda relegado con la interpretación del Tribunal Supremo–.



Al margen de las consideraciones jurídicas más técnicas en las que el Tribunal Supremo fundamenta su interpretación del régimen retributivo de los administradores, cabe destacar que las conclusiones de esta sentencia pronostican una imperativa y necesaria revisión de los sistemas retributivos –estatutos sociales, acuerdos de Junta y contratos suscritos por consejeros ejecutivos– que vienen aplicando las compañías en previsión, también, de una posible controversia con la Administración Tributaria.



Adriana Lafuente

Escrito por:
Adriana Lafuente

< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX