Aspectos Generales del Aplazamiento de las cuotas de Seguridad Social y Moratoria a Empresas y Autónomos – COVID-19

Escrito por Mercè Rubiralta | Laboral

24/04/2020

Entre la variedad de medidas incorporadas por los Reales Decretos Ley aprobados durante estas semanas para hacer frente al impacto del COVID-19, se encuentra el aplazamiento de las cuotas de la Seguridad Social y la Moratoria a Empresas y Autónomos, ambas reguladas en los artículos 34 y 35 del Real Decreto Ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19.


Si bien las medidas no son una novedad en la normativa de Seguridad Social, ya que hasta el momento ya se encontraban reguladas en el artículo 23 de la Ley General de la Seguridad Social y en los capítulos VII y VIII del RD 1415/2004, de 11 de junio, por el que se aprueba el Reglamento General de Recaudación de la Seguridad Social, el gobierno ha flexibilizado los procedimientos de su solicitud, así como la fijación de un interés siete veces inferior al que correspondería en una situación normal.


Es evidente que ambas medidas afectan de manera relevante a un gran colectivo de personas – tanto físicas como jurídicas-, por lo que es conveniente el análisis de las particularidades de cada una de ellas y valorar la solicitud, o no, de éstas e incorporarlas como algunas de las alternativas de plan de choque para el impacto económico del COVID-19.

¿En qué consiste el aplazamiento de cuotas de la Seguridad Social en la situación excepcional de COVID-19?


La Ley General de la Seguridad Social otorga a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) la competencia de conceder aplazamientos para el pago de las deudas con la Seguridad Social y su tramitación en los artículos 31 y siguientes, debiendo ser éste solicitado por el sujeto obligado del pago (Empresa o Autónomo), siempre y cuando se acredite una situación económico-financiera que le impida efectuar el ingreso en plazos y términos reglamentarios, siendo aplicable un interés del 3%.

Ahora bien, para frenar el evidente impacto económico que está provocando el COVID-19, el RD Ley 11/2020, de 31 de marzo, establece una flexibilización y excepción a la norma comuna, fijando un interés del 0,5% para el aplazamiento de las cuotas de la seguridad social cuyo plazo reglamentario de ingreso sea entre los meses abril y junio 2020, para las Empresas, y de las cuotas de autónomos – tanto con actividad propia como societarios-, cuyo plazo reglamentario de ingreso sea entre los meses de mayo a junio 2020.

¿Qué aspectos básicos deben tenerse en cuenta para el aplazamiento de cuotas de seguridad social relativas a los meses de marzo a junio?

En primer lugar, es esencial cumplir con los periodos establecidos para la presentación de las solicitudes correspondientes, así como la presentación de éstas mediante el Servicio Electrónico de la SEDE Electrónica de la TGSS, ya que el incumplimiento formal o temporal de éstas no tendrán efectos de ningún tipo, derivando a la solicitud ordinaria y, por lo tanto, siendo aplicable el interés ordinario del 3% y no el aprobado por el RD 11/2020, de 0,5%, sin poderse beneficiar de la disminución de coste de amortización para el aplazamiento.

En este sentido, la solicitud del aplazamiento de las cuotas deberá realizarse dentro de los siguientes periodos:


  • Desde el día 1 al 10 de mayo, el aplazamiento de las cuotas del mes de abril para las Empresas, y del mismo mes de mayo para los autónomos – tanto personas físicas como societarios-.

  • Desde el día 1 al 10 de junio, el aplazamiento de las cotas del mes de mayo para las Empresas, y del mismo mes de junio para los autónomos.



Para la tramitación del aplazamiento de cuotas, es necesario que previamente a la solicitud, tanto Empresa como autónomo no tuvieran otro aplazamiento en vigor ni deudas con la Seguridad Social. En caso de que no se cumpliera con los requisitos citados, la solicitud se tramitará y resolverá de conformidad con el procedimiento ordinario, aplicando un tipo de interés del 3%.

Finalmente, para todo aquello que no se establece concretamente en el RD 11/2020, de 31 de marzo, se aprobó la Resolución TGSS BOE 09/04/2020, cuya modifica el artículo 33.4.b) del Reglamento general de recaudación de la Seguridad Social y establece que, para tener derecho al aplazamiento de cuotas, será necesario garantizar o avalar dichas cuotas en un termino de 30 días desde la recepción de la resolución, excepto tres supuestos concretos, cuyos no será necesario el aval o garantía:


  • Cuando el total de la deuda aplicable sea igual o inferior a 150.000 euros.

  • Cuando siendo la deuda inferior a 250.000 euros, se acuerde que se ingrese al menos 1/3 de esta última deuda antes que hayan transcurrido 10 días desde la notificación de la concesión del aplazamiento, y el resto en los dos años siguientes.

  • Cuando se haya regulado la excepción de garantía, en cualquier tipo de deuda.


Asimismo, para aquellos autónomos que se les haya reconocido la prestación extraordinaria de cese de actividad, ésta ya conlleva aparejada la no obligación de cotizar, por lo que en estos casos no va a ser necesaria la solicitud del aplazamiento de cuotas. Del mismo modo, sin perjuicio que se establezcan cambios normativos posteriormente, las cuotas correspondientes a las contingencias y enfermedades profesionales son inaplazables, por lo que cotizarán mínimo el 0,9%.

¿En qué consiste la moratoria de las cotizaciones sociales a la Seguridad Social?

Del mismo modo que el aplazamiento, el RD 11/2020, de 31 de marzo, establece la posibilidad de demorar los pagos de la seguridad social – tanto para Empresas como autónomos- de hasta 6 meses, sin intereses ni recargo. En otras palabras, se traslada el ingreso de las cuotas de abril a junio a 6 meses.

La solicitud relativa a la moratoria estará disponible a partir del 1 de mayo 2020 hasta el próximo 10 de mayo, para solicitar la moratoria correspondiente a las cuotas de abril. Posteriormente, se irá habilitando la plataforma para solicitar el resto durante los días 1 y 10 de junio y 1 y 10 de julio.


A diferencia del aplazamiento, la moratoria deberá solicitarse mediante el sistema RED, sin tener efectos de ningún tipo las presentadas a través de otra vía como el Registro Electrónico de la Sede Electrónica de la Seguridad Social.


Cabe destacar que aplazamiento y moratoria no son compatibles, por lo que en caso de que se soliciten ambos, la solicitud de aplazamiento no tendrá efecto alguno.


Finalmente, durante las próximas semanas, se publicará la Orden del Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, donde se regularán los requisitos y condiciones para poder solicitar la moratoria de cotizaciones a la seguridad social por COVID-19.


Mercè Rubiralta

Escrito por:
Mercè Rubiralta




< Volver a Noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes obtener más información en la política de cookiesX